Sobre el nuevo período genocéntrico


El camino que abrió Darwin nos ha conducido a la sustancia genética (al ADN). Este descubrimiento nos hace pasar (a todos los grupos humanos) del fenocentrismo al genocentrismo. El centro se ha desplazado de la criatura al creador (de los fenotipos a los genotipos). La sustancia genética es la única sustancia viviente (‘viva’) en este planeta. Nosotros, pues, no podemos ser sino sustancia genética. Esta ‘revelación’ (esta
auto-gnosis) ha partido en dos nuestra historia sobre la tierra. Todo el pasado cultural de los humanos ha resultado arruinado, vacío, nulo... La ilusión antropocéntrica que nos ha acompañado durante miles de años se ha desvanecido. Se ha producido una mutación simbólica (en orden al conocimiento y a la conciencia de sí como sustancia viviente única); el cariotipo humano entra en un nuevo período de su devenir.

Esta aurora, este nuevo día cuyo comienzo presenciamos, alcanzará en su momento a todos los pueblos de la tierra. Pueblos, culturas, tradiciones, creencias… todo lo ‘humano’ desaparecerá. Viene una luz (un saber, una sabiduría) tan devastadora como regeneradora. Esta regeneración del cariotipo humano en el orden simbólico tendrá sus consecuencias. En un futuro no muy lejano hablaremos, pensaremos, y actuaremos, no como humanos sino como sustancia viviente única.

No hay filósofos aún, ni poetas, ni músicos, ni científicos… para este período genocéntrico que inauguramos. No hay nada aún para las nuevas criaturas, para la sustancia viviente única –en
esta nueva fase de su devenir. Nos queda la elaboración de una cultura, de un ‘mundo’ nuevo (digno de la naturaleza de nuestro regenerado, de nuestro recuperado ser). Queda todo por hacer.

domingo, 10 de enero de 2021

227) Genogramas XLIX

 

Genogramas XLIX.

 

Manu Rodríguez. Desde Gaiia (10/01/21).


                                                                  *****

1.

Ver claro; ver

lo que hay que ver.

 

2.

Hay que despejar el camino

para los venideros. Hay que luchar

por un determinado futuro.

En el presente se decide ese futuro.

Aquí y ahora. Elige y ocupa tu puesto.

Elige bien, elige tu bien.

 

Ama y odia.  No seas tibio ni frío,

sino ardiente y apasionado.

Lucha por el futuro.

 

El último escollo de la vida.

La gran batalla por venir.

Será la victoria sobre lo tenebroso.

Supondrá la salida definitiva

del neolítico histórico.

 

Entraremos en pleno futuro. Ese futuro

que ya es, que ya se experimenta,

que ya se vive. Lo que tiene que ser.

El futuro que somos y queremos.

 

3.

Generaciones inteligentes

y valientes necesitamos.

Heroicas, combativas.

Decididas, firmes.

Hombres y mujeres.

Adolescentes.

 

A la espera del clamor,

del sublime despertar. 

De esa alegría,

de esa victoria.

 

4.

Claridad y valor necesitamos.

Filósofos,  poetas, guerreros…

Que se apunten todos.

Será la batalla de las batallas,

se cantará durante milenios.

¿Quién quiere gloria?

 

5.

Haz crecer este amor mío,

amada, correspóndele.

Aviva este fuego. Mutuamente

se enardecen los enamorados.

 

Amor, palpable fluido

que producen los amantes,

que circula entre los amantes,

que los amantes se pasan entre sí;

en sus miradas, en sus palabras,

en sus besos. Néctar, ambrosía.

 

6.

No tenemos nada que nos una.

No tenemos ‘una’ cultura.

Vastos colectivos atomizados,

y las más de las veces, divididos

y enfrentados. Una pluralidad caótica.

La desertización que se prodiga.

Es el aspecto negativo

de la multiplicidad. El caos

y la desintegración están servidos.

 

Una sociedad o civilización

fragmentada no produce

sino hombres y mujeres rotos,

fragmentados, escindidos.

A tal sociedad tales individuos.

Carentes de unidad, de coherencia,

de fuerza… En lo grande como

en lo pequeño; dentro y fuera.

 

7.

Textos inaugurales.

Para el ser genético

y el ser simbólico

–para el genouma.

Para el ‘homo nexus’,

el hombre futuro.

Para los futuros.

Semillas de futuro.

 

Un camino hacia vosotros

los futuros, y hacia ti, Alba.

Como si ya estuvierais aquí. 

 

8.

Los enemigos del futuro,

del ‘homo nexus’.

De la nueva aurora.

Tinieblas del neolítico

que perduran. Fantasmas

del pasado que no quieren

desaparecer. Que se aferran

con violencia a la nave Futuro.

Pero la nave Futuro los expelerá,

los expulsará; se librará de ellos.

 

9.

Todos los que tienen que perder

en este nuevo período: brujos,

magos, hechiceros, sacerdotes…

políticos. Las ideologías de poder

del neolítico histórico.

Las que perduran. Grandes

y poderosas máquinas de poder.

Lo que fueron desde un principio.

Instrumentos de los ambiciosos;

artificios para legitimar o santificar

su deseo de poder. Un truco, un timo.

Requieren pueblos ignorantes

y crédulos. Los construyen.

Lo hacen desde la infancia.

Construyen la sociedad que

les permite seguir imperando.

Mediante la astucia

y la violencia dominan.

 

10.

La nueva era es un hecho,

la salida del neolítico histórico.

Salida ideológica, espiritual,

cultural, material. Todo lo que

constituye la nueva mirada

sobre la naturaleza, y la vida.

 

Es esa nueva aurora. Pueblos

renovados. Los nuevos hombres.

Más allá. Hablar del nuevo período

es hablar de la nueva luz. Y es una luz

que, como sucedió en los albores

del neolítico, viene para todos.

Son pasos evolutivos, mutaciones

bioculturales que afectan y competen

a toda la humanidad. Es nueva sabiduría.

 

Nosotros vivimos el alba

de un nuevo período,

son tiempos de transición.

La comparación con la mañana

o las primeras luces del día

es oportuna. Tenemos residuos

de noche, de tinieblas, de oscuridad.

Habrá que disiparlas.

 

Las generaciones presentes

somos hijos de esta aurora,

de esta mañana. Somos

los primeros de generaciones

por venir. Y hemos de comportarnos

como dignos hijos de la aurora,

como criaturas de la mañana.

Despiertos y activos. Tenemos

mucho que hacer. Todo por hacer.

Esclarecer y sentar las bases

de una nueva civilización planetaria.

Lejos de las tinieblas del pasado.

Luchar, combatir contra esas tinieblas.

 

También nosotros somos la aurora,

el nacimiento de la humanidad futura;

los primeros seres del nuevo período,

como las primeras luces del día.

Vivimos el comienzo,

somos el comienzo.

Hijos de la aurora

y la misma aurora, pues.


11.

¿Qué es lo que hace que actuemos

con tibieza o indiferencia ante

las amenazas que, a este nuevo

período, a esta nueva criatura,

le vienen de las fuerzas oscuras?

Somos nosotros los amenazados:

nosotros los evolucionados,

los renovados, los renacidos,

los nuevos. Se pretende asfixiar

a un niño en su cuna; abortar este

nuevo período de la humanidad;

detenerlo, o deformarlo cuando menos.

Estos enemigos de la luz, de la plenitud,

de la integridad, de la verdad.

 

12.

Pero, ¿qué futuro queremos?

El futuro se decide en el presente,

aquí y ahora. Hay que luchar

por el futuro que queremos,

hay que construir ese futuro.

 

*****

 

Hasta la próxima,

Manu

martes, 22 de diciembre de 2020

226) Genogramas XLVIII

 

Genogramas XLVIII.

 

Manu Rodríguez. Desde Gaiia (22/12/20).

 

                                                                  *****


1.

Fundamentar espiritualmente el futuro.

Sin recaídas, sin retornos. Nuevos relatos,

nuevos discursos. Nuevas maneras.

A la altura de la sustancia genética

que somos. Todo ha cambiado.

 

Arte y pensamiento nuevos

no relacionados con las viejas

tradiciones antropocéntricas.

Nuevos manantiales espirituales.

 

2.

La aurora no es

sin la brisa

y el rocío.

 

3.

La juventud, la pujanza,

la plenitud. La salud.

La cordura. La vida.

 

¿Mejor no haber nacido?

¿Por qué?

 

4.

No una vida que mengua,

sino una vida en plenitud.

En su máxima expresión.

Vida eterna.

 

“Deja un bello

y noble recuerdo.”

 

5. 

En cada criatura,

el mismo ser;

la única sustancia

viviente.

 

El ser que a sí mismo

se sucede. Se eterna.

Su modo y manera.

La ardiente semilla.

 

6.

Es la vida, el esplendor de la vida.

Rodeada de tinieblas, de silencio.

Entre el hielo y el fuego.

En la zona de habitabilidad.

 

7.

El agua, el rocío.

El aire, los vientos.

Los fluidos aéreos.

La luz.

 

8.

Viene la brisa, el aire;

viene el rocío,

viene la mañana,

la aurora.

La risa, la luz,

el día.

 

9.

Vino bondadoso,

generoso;

vino bueno,

que se deja beber.

 

10.

Una nueva cultura y una nueva

espiritualidad. Maneras nuevas

de vivir la cultura, el legado; de vivir

la vida que tenemos, y que somos.

 

11. 

Hemos de velar por nuestro futuro,

por nuestros herederos. No cabe pereza

en este asunto, no cabe negligencia,

no cabe cobardía.

 

Son las generaciones presentes

las emplazadas por el destino.

A nosotros nos toca; nos tocó.

 

Un ejemplo para los futuros.

Esto hemos de ser.

 

12.

Los veraces aparecen al alba.

Dan paso al día.

 

13.

¿Actos de culto? Cultiva en tu espíritu.

Tus palabras y tu conducta dirán

lo que hay en  tu mente y en tu corazón.

 

14.

Un fuego siempre encendido,

así como una fuente que no cesa, 

y el verdor de la vida, tendrían

que ser los únicos (o parecidos)

elementos simbólicos que albergasen

los recintos acotados de religación; 

como signos de nuestra fidelidad,

de nuestra espiritualidad,

de nuestra pujanza.

Siempre vivas y activas.

 

Recintos iluminados, luminosos,

transparentes. Luz natural.

El fuego encendido y el rumor

de la fuente nos recordarán

en el silencio de la noche quiénes

somos y dónde estamos; aliviarán

nuestra sed de agua y de luz.

 

15.

Tenemos que avanzar y hacer retroceder

a las tinieblas, o las tinieblas nos destruirán.

En este período de transición,

en esta aurora. Que no se prolongue

más la noche. Decidíos

por  la claridad,

la transparencia, el día.

Decidíos por el futuro.

 

16.

La gran rueda ha girado.

Por más que se prolongue

la noche, vendrá el día.

No podrán contra la luz

los tenebrosos. Venceremos.

 

Tiempos fundacionales;

tiempos de cambio, de transición.

Son las tinieblas del neolítico

las que nos tienen detenidos.

 

17.

Seres nuevos somos. Seres

biosimbólicos nuevos.

Nuevo cosmos tenemos,

y nueva tierra, y nuevo cielo,

y nueva naturaleza,

y nuevo hombre.

La nave Futuro.

 

18.

Los que ven claro, los claros.

Los que apuestan por la luz,

los que proyectan luz.

 

Aquellos que saben

que nuestros tiempos

son nuevos y que nada

tienen que ver con nuestro

pasado neolítico. Los que se saben

en un tiempo nuevo. Los conscientes.

Los que lo tienen claro. Los claros.

 

19.

Qué pocos los que escuchan,

los que miran, los que ven.

Qué pocos los avisados,

qué poca la luz.


20.

Decídete por la luz.

Opta, elige.

Apréstate a la batalla,

ármate de luz.

Ocupa tu puesto.

 

21.

Héroes fieles, devotos, iluminados.

Amantes. Generaciones heroicas.

Padres y madres del futuro.

La nueva y sagrada primavera.

 

22.

Hombres y mujeres,

tropa adolescente.

Revestidos de dignidad,

de orgullo, de honor.

Transfigurados.

 

23.

La ‘negación’ nietzscheana

es también una vía negativa.

Queda en nada el filósofo.

Es la condición sin  la cual

no habría estrella danzarina

–la ‘crisis’, la ‘epopteia’, la visión.

 

*****

 

Saludos,

Manu