Sobre el nuevo período genocéntrico


El camino que abrió Darwin nos ha conducido a la sustancia genética (al ADN). Este descubrimiento nos hace pasar (a todos los grupos humanos) del fenocentrismo al genocentrismo. El centro se ha desplazado de la criatura al creador (de los fenotipos a los genotipos). La sustancia genética es la única sustancia viviente (‘viva’) en este planeta. Nosotros, pues, no podemos ser sino sustancia genética. Esta ‘revelación’ (esta
auto-gnosis) ha partido en dos nuestra historia sobre la tierra. Todo el pasado cultural de los humanos ha resultado arruinado, vacío, nulo... La ilusión antropocéntrica que nos ha acompañado durante miles de años se ha desvanecido. Se ha producido una mutación simbólica (en orden al conocimiento y a la conciencia de sí como sustancia viviente única); el cariotipo humano entra en un nuevo período de su devenir.

Esta aurora, este nuevo día cuyo comienzo presenciamos, alcanzará en su momento a todos los pueblos de la tierra. Pueblos, culturas, tradiciones, creencias… todo lo ‘humano’ desaparecerá. Viene una luz (un saber, una sabiduría) tan devastadora como regeneradora. Esta regeneración del cariotipo humano en el orden simbólico tendrá sus consecuencias. En un futuro no muy lejano hablaremos, pensaremos, y actuaremos, no como humanos sino como sustancia viviente única.

No hay filósofos aún, ni poetas, ni músicos, ni científicos… para este período genocéntrico que inauguramos. No hay nada aún para las nuevas criaturas, para la sustancia viviente única –en
esta nueva fase de su devenir. Nos queda la elaboración de una cultura, de un ‘mundo’ nuevo (digno de la naturaleza de nuestro regenerado, de nuestro recuperado ser). Queda todo por hacer.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

165) Genocentrismo XIX


Genocentrismo XIX.


Manu Rodríguez. Desde Gaiia (08/11/17).

 

*

 

*Si fuéramos educados e instruidos desde la sustancia viviente única, como sustancia viviente única, y no como miembros de tal etnia, tal nación, o tal cultura…
Todas las estupideces en las que viven, aún, los grupos humanos. Las discordias entre etnias, entre culturas, entre naciones… Las consecuencias letales. La locura y el horror. La pérdida de tiempo, de vidas, de luz…
El planeta está lleno de tales estupideces. La alienación étnica, nacional, cultural, religiosa, política… de las masas. Colectivos poseídos, dirigidos, instrumentalizados…
Las múltiples alienaciones a las que se ve sometida la vida en el cariotipo humano en función de su etnia, de su lugar de nacimiento, de su status, o de su entorno político o cultural.
La vida alienada, extrañada de sí; detenida, paralizada.
El desvío, el extravío. El olvido, el soterramiento del ser único que somos.
Viene esto a cuento por los recientes conflictos que estamos padeciendo en nuestros territorios, en este rincón de la vieja Europa. Individuos que cifran su dignidad y su contento en ser de aquí o de allá, y sólo de aquí o de allá. En este planeta viviente.
Patrias, naciones… ideologías… cosas muertas, idas… Residuos del neolítico; fantasmas del pasado, de los tiempos más sombríos. Que siguen moviendo, agitando a los colectivos humanos, desviándolos de sí, apartándolos de su íntima naturaleza, de su ser y de su sentido.
Retardan, obstruyen la salida del neolítico estos movimientos colectivos. Lastran, dificultan el destino de la especie humana, de la especie elegida.
No hay otra salida de este desnortado periodo, que se resiste a desaparecer, que el genocentrismo. Necesitamos una nueva ‘paideia’, una nueva instrucción para los recién llegados que les inicie, desde que nacen, en su ser genético único; un nuevo comienzo o principio (‘arkhé’), un nuevo ‘éthos’, y una nueva excelencia (‘areté’).
*En nuestros ‘inocentes’ informativos (para todos los públicos) se minimiza la importancia que para la vida tiene la sexualidad natural, la primitiva y originaria, la sexualidad reproductiva, y se ensalza y promociona la ‘sexualidad’ contranatural, alternativa, o transgénero (véanse los ‘persuasivos’ reportajes y documentales al respecto que circulan por nuestros mass media).  
*La explotación, la contaminación… Mundo inmundo.
Los malos caminos para la vida se unen. El insaciable, el ciego deseo de oro, de poder, de placer. Todo contribuye a su degradación. Las aguas, la atmósfera, el suelo productivo… la flora y la fauna… los colectivos humanos… Todo contaminado, mancillado, impuro.
Todo para en manos del ‘malo’ –de las malas intenciones, de los malos discursos, de las malas prácticas… Desde que tenemos memoria.
Ésta es la civilización que vivimos. La corona de las prácticas depredadoras y destructivas del entorno físico-químico y del mundo nuestro viviente; la corona del neolítico. Destruimos un mundo cuyas condiciones físico-químicas (atmósfera, temperatura, salinidad de los océanos…) la vida ha ido modificado hasta hacerlo cada vez más habitable. El ecosistema planetario es obra también de la vida. La misma vida ha colaborado en sus propias condiciones de existencia.
¿Quién es el sujeto de tales pésimas actuaciones; en nombre de quién…? Es el ‘hombre’, es la ‘humanidad’… El ‘hombre’ o la ‘humanidad’ son el fetiche o la coartada, la excusa…
O la vida alienada en una de sus criaturas, sin voz… (inconsciencia, olvido del ser…). O el uso mixtificador de lo ‘humano’ o la ‘humanidad’: en el nombre de la ‘humanidad’, o del progreso de la ‘humanidad’. Primero lo humano, en cualquier caso.
Es una dictadura, una tiranía, lo que ejerce el ‘hombre’ sobre este planeta viviente. No el hombre, en verdad, sino la misma vida. Es vida contra vida.
El hombre ha tiempo que ha desaparecido –desde Darwin, desde la revelación de la sustancia genética. Lo nuestro ahora, en el periodo genocéntrico, es la vida, no lo que concierne a los ‘humanos’ –al individuo,  a la especie, o a tal etnia o grupo social…
*La vida alienada, esclavizada… subordinada a una especie determinada, a una etnia, a una cultura… No gira alrededor de sí misma. No piensa en sí. Se ignora. La ignorancia fatal.
Liberar a la vida, a la sustancia viviente única, de toda servidumbre. A Líf, a Gaiia…
*Nosotros somos mortales, pero la sustancia genética es virtualmente imperecedera; es el/la/lo viviente indestructible, inmortal.  La sustancia viviente se eterna, se prolonga en las generaciones.
Las biomoléculas. La materia viviente cósmica. Tan eterna como el mismo cosmos. Consustancial.
*Tiempos finales. Decisivos. Batalla final. Las catástrofes de todo tipo (humanas y medioambientales) que nos envuelven; que ponen en peligro a la misma vida. Nunca tan cerca del final.
Las buenas intenciones. Querer, pensar lo mejor para la vida. Actuar en consecuencia.
El dualismo etológico (ético, moral). Con la buena elección no se salva el hombre, sino la vida. La libertad de elección, y la elección de lo mejor para la vida, no conduce a la liberación o salvación ‘personal’. No es la liberación o salvación del ‘hombre’ (individual) la meta, sino la liberación o salvación de la vida. La vida elige la vida. Por último, no es una ‘doctrina’, o una ‘fe’. Es un saber.
Las buenas intenciones, carentes de fuerza, se ven arrastradas por el poder y la fuerza de las malas intenciones. El buen espíritu nada puede. El resultado es un planeta devastado. Estamos destruyendo el hábitat, la morada, la labor de millones y millones de años. Un futuro terrible nos aguarda si continuamos por este camino. ¿Qué hacer?
El caos, la destrucción como nunca antes. En todo el planeta. La ciega violencia, la ciega explotación… Las malas prácticas –el mal hacer. Todo el planeta afectado –no hay rincón que se libre de la presencia del mal espíritu y de sus obras.
La vida se lamenta. Los ‘videntes’. ¿Cómo hemos llegado a esta situación? El mal espíritu hace lo que quiere sin control alguno. La obra de nuestros ancestros arruinada, deshecha.
Sujetar, vencer, dominar… Es la vida la que ha de poner freno a la vida. La vida que se lamenta, la vida que ‘ve’, ha de proyectar luz sobre nuestras acciones.
Corregir el rumbo. Cambiar de camino –de costumbres, de hábitos. Habitar, morar de otro modo.
Autoconocimiento y autodominio. No basta con mandarse, hay que obedecerse (Nietzsche). La interna jerarquía.
¿Cómo, conoces lo mejor y eliges lo peor? ¿Has perdido el juicio?
Hoy no cabe alegar ignorancia.
Los enemigos de la vida. Los codiciosos, los belicosos, los mixtificadores…  Los enemigos de la verdad y de la vida. Sembrando muerte y miseria en el planeta entero.  Un planeta viviente que se duele y se lamenta. Apenas si tiene valedores, y estos carecen de fuerza, de poder. ¿Cómo regenerar la vida?
La vida que a sí misma se explota, se agrede, se destruye, se arruina… La vida mala, la vida enferma…
Son unos pocos los que gobiernan el mundo, los que se imponen. Es el poder de unos pocos. Imponen su mundo, su ley, su orden… por las buenas o por las malas.  Lo vemos cada día. Las masas, las inmensas multitudes alienadas, manipuladas, engañadas… instrumentalizadas. La eterna guerra, la eterna miseria. El caos, el desorden endémico en este planeta.
La vida buena arrinconada. No hay espacio, no hay lugar para la vida buena. Todo contaminado, mancillado, maldito.
La buena fe y la mala fe son estados de conciencia. A sabiendas se hace el mal. Con malas artes, con mala fe se imponen los pocos sobre los muchos. La buena fe nada puede. Es el eterno, el constante triunfo de los ‘malos’. Las ficciones que el ‘sistema’ pone en circulación (cinematográficas, literarias, religiosas, políticas…) nos engañan, nos ciegan, el bien jamás triunfa.
No se puede, no se podrá contra los sistemas de poder y sus beneficiarios. De hegemonía en hegemonía, de sistema en sistema, de poder en poder… Así vamos. De manipulación en manipulación. La lucha entre los diversos sistemas de poder.  Las fuerzas aliadas del ‘sistema’ de poder dominante actual. Y este sistema de explotación, de agresión, de poder… ¿cuánto durará? Y el próximo. De ‘amo’ en ‘amo’ vamos.
La buena fe, las buenas intenciones, la buena conciencia… nada pueden contra esta turbia lucha por la hegemonía entre los diversos sistemas de poder. Omnipresente. Ubicua. No hay rincón del planeta libre de la querella por el poder entre los codiciosos. Las banderas, las facciones enfrentadas (las masas manipuladas, instrumentalizadas… la carne de cañón).
No hay salida, tal vez. Esto es lo que hay. La realidad. El ser. Lo que fue y lo que será. No hay otro camino; no hay alternativa. Eterna sombra.
La salida que el ‘sistema’ (los diversos sistemas de poder) nos ofrece es la salida individual, la salvación personal. Los muy zorros.
La alternativa ha de ser global. Aquí o nos salvamos todos, o no se salva nada ni nadie.
El ‘hombre’ es tanto el problema como la solución. Quiero decir la vida en el cariotipo específico humano. Es la vida en todo momento. Es la vida el problema, y es la vida la solución. Es vida contra vida. Y es vida pro vida.
La lucha, absurda, incongruente, por el dominio del ‘mundo’ de unos contra otros. Un dominio que ya la vida ejerce. Porque  la vida es poderosa en sí misma. Y la vida en el cariotipo humano tanto más. ¿A qué buscar y codiciar un poder que ya se tiene?
Justamente un paraíso podría ser la vida de todos en este planeta. Un mundo regenerado. Pacíficos trabajadores, pacíficos investigadores, pacíficos exploradores… Una vida en progreso y en paz.
Un mundo centrado en la vida y en lo que es bueno para la vida. La gestión ecológica del planeta. El cuidado del medio (biótico y abiótico).
La revolución genocéntrica es lo que está por venir. La salida global a miles de años de locura y de horror; de ceguera, de inconsciencia, de no saber... La única salida. No como hombres hemos de luchar por este futuro, sino como vida.
¿Cómo podrá ser esto? ¿Cómo se alcanzará este nivel? ¿Cuándo? El tiempo apremia. Hay procesos irreversibles. Perdida de flora y fauna. Contaminación del suelo, del aire, de las aguas… La hambruna, la miseria, la violencia, la guerra… –endémicas, enquistadas, eternas. Dolor, dolor, dolor… ¿Cómo saldremos de ésta? Son los últimos tiempos, sin duda. Como nunca antes. Nunca más necesitados de una salida.
Nosotros, la vida, somos el problema y la solución. Únicamente nosotros, los miembros del cariotipo específico humano, podemos frenar o detener la autodestructiva marcha que llevamos. En nuestra mano está el cambiar de rumbo, el cambiar el modo y manera de estar, de ser, de vivir… en este planeta.
Actuar con inteligencia, con cordura, con verdad… El bien hacer. Un ‘éthos’ nuevo centrado en la vida. La vida es ahora la medida –no el hombre, no la criatura. Lo que es bueno o malo para la vida. Éste es el criterio que ha de guiar la acción. Éste ha de ser nuestro morar, nuestro con-vivir, nuestro co-habitar en este planeta. El proceder ajustado es nuestra única garantía de futuro.
*Las palabras pueden ser engañosas, tramposas, dia-bólicas… Lo dia-bólico es la doble intención, el doble consejo, la doble lengua… la doble fe –la lengua bí-fida. Si las palabras no son suficientes para ‘cautivar’, doblegar, o dominar, se aplica la disciplina del terror (Isidoro de Sevilla)… Los violentos y los astutos son los que mandan en nuestro mundo viviente. De ellos es el poder, y la gloria.
Lo contrario de lo dia-bólico es lo sim-bólico. Lo sim-bólico es el sentir común, el con-senso, el querer común… El pensamiento común –el pensar en todo y en todos. Lo sim-bólico es la concordia, la armonía, el orden (asha, rtá) deseable.
La conducta integral –el pensamiento, la palabra, y las obras. Una sola lengua sublime y acordada.
La conducta de los individuos humanos es generalmente egoísta. No se piensa en el otro, en el beneficio común, sino en el propio provecho. La conducta de la ‘humanidad’, en este planeta, es la suma de todos esos pequeños egoísmos, de todas esas pequeñas voluntades. Todo humano mira y tira para sí. Es un universo ‘tenso’, un mundo tensado de egoísmos. No hay nada común, nada que una, que haga ‘uno’.
Lo simbólico es lo común. Lo que concierne a todos. La conciencia colectiva, una.
*ZHN, el viviente. Gaiia, la viviente. Ahu, el existente. Líf, la vida… Xenus. Genouss y Genoussin.
Xenus/Nexus es la vida en el cariotipo humano –la vida consciente de sí. Recuperada la conciencia, la memoria, el ser… Reavivada, renacida.
*Creador, artífice, demiurgo, señor de las criaturas… Dhatr, Tvashtr, Prajapati… La materia viviente. El plasma germinal. La sustancia viviente única. Xenus. Nos. Genouss y Genoussin.
La vida que cuida de sí; que se protege, que se prodiga, que se ama. Lífthrasir.
*
Hasta la próxima,
Manu

jueves, 26 de octubre de 2017

164) Genocentrismo XVIII


Genocentrismo XVIII.


Manu Rodríguez. Desde Gaiia (26/10/17).

 

*

 

*Lo insólito es el discurso de Zarathushtra hace unos cuatro mil años (según el cómputo de Talageri). Los dos espíritus (ánimos, talantes…). La doble elección, el doble camino…
La respuesta de Zarathushtra  al caos, al desorden, a la mentira, a la injusticia, a la violencia, al abuso, a la impiedad…
Hay un camino (una manera de proceder, de estar, de ser… de vivir) que hace prosperar la vida (la tierra, los hombres, el ganado…), y hay un camino que la destruye, la agosta, la aniquila.
Podemos elegir entre un camino u otro. Un camino fortalece, otro debilita; uno beneficia, otro perjudica.
El buen camino afectaría a todos los grupos implicados en la querella. A los seguidores de los ‘asuras’, y a los seguidores de los ‘devas’. Los seguidores de los ‘asuras’ escogieron el camino que hace prosperar. Los seguidores de los ‘devas’ escogieron el camino que daña, que destruye, que perjudica… (el robo, la violencia, la crueldad…).
Zarathushtra usa conceptos. Estamos ante conceptos, no ante dioses. Se invoca la justicia, la verdad, la piedad, el buen dominio…
No es una simple reforma ‘religiosa’, la de Zarathushtra, es una revolución espiritual, moral, filosófica, social, ecológica incluso… Se pretende cambiar el ‘éthos’, la conducta, las costumbres (la moral)… Hacerla cuidadosa, pacífica, constructiva con el entorno (humano y no humano).
Se combate con los ‘ideólogos’ de los ‘devas’ (poetas-sacerdotes). Con la palabra (el discurso) que legitima el abuso, la violencia, el engaño… Contra los dioses (principios) violentos y mixtificadores. Contra la insaciable ambición de dominio que destruye lo logrado.
Se postula una manera de vivir (de estar, de habitar, de morar… de convivir) positiva, constructiva, creativa… No violenta, no mixtificadora. Basada en el trabajo, en el cuidado de la hacienda (de la tierra, del suelo productivo, del ganado…), en el amor…
El ‘alma de la vaca’ (del mundo viviente, de la vida) se lamenta… Así dice: “…La violencia (aêshemo), y la opresión (hazas), / la sed de sangre me han encadenado, y la rabia (deresh) y la fuerza (tevish)…”  (Yasna 29,1).
Zarathushtra tiene oídos para el lamento del ‘alma de la vaca’ (del mundo viviente). Como muchos hoy.
 “Que podamos ser nosotros (los seguidores de Asha (orden, verdad, justicia…)) aquellos que hacen progresar (regenerar, renovar) este mundo (‘ahu’, existencia, vida)…” (Yasna 30,9).
 “Hablaré de lo que es mejor para la  vida (‘ahu’).” (Yasna 45,4).
La lectura de los cantos (gâthâs) de Zarathushtra es altamente recomendable. No tienen nada que ver con las religiones de salvación personal (cristianismo, budismo…), con los puntos de fuga individuales al lamentable estado de cosas (la guerra interminable, la violencia gratuita, la destrucción, la hambruna, la miseria, el engaño, la mixtificación...). Es una respuesta radical y colectiva. Es una fuente de inspiración; un viento que inspira, que orienta, que encamina…
La conducta descuidada, negligente, torpe, ciega… nos está conduciendo al borde de la extinción. Todo el planeta muge, brama… Contaminado, mancillado, envenenado… con la soga al cuello. Nunca como ahora. ¿Qué haremos; continuaremos por el mismo camino de destrucción y muerte? El camino que llevamos no es bueno para la vida –la daña, la impide, la obstaculiza... la malogra, la aniquila.
Actualizar, poner al día el dualismo zarathushtriano. Ahora es un discurso para la vida, no para tal o cual tribu, pueblo o nación, ni siquiera para el hombre. Ahora es la vida en el cariotipo humano la que tiene que reflexionar y elegir. Es una decisión que compete a la vida, a la sustancia viviente única –al genoma, no al soma.
Los tiempos de Zarathushtra –rodeado de hostilidad, de ambición de dominio…  El entorno agresivo, violento, cruel… del neolítico histórico temprano, los primeros imperios bélicos… acadios, asirios, los ‘bharatas’, los ‘turanios’… Las nuevas armas. El bronce. El carro de combate. El imperio del terror.
Dudo que se haya escuchado alguna vez una voz más inteligente, más cuerda. En un entorno  tan tosco, tan primitivo.
El movimiento que inicia Zarathushtra, en tiempos tan tempranos. La comunidad de los ‘pobres’. Aquellos que eligieron el camino de la vida, de la verdad, de la justicia, del bien…
No hay dioses, sino conceptos, principios. Es un nuevo ‘éthos’, una nueva manera de vivir, de estar, de morar, de habitar… Lejos de la violencia gratuita, de la codicia, de la mentira, del engaño…
El uso de conceptos en Zarathushtra. El primer filósofo, tal vez. No dioses, sino conceptos: la sabiduría, la verdad, la justicia, el buen gobierno, las buenas intenciones, la piedad (la empatía), el buen hacer, la libertad (de elección)… la plenitud, la indestructibilidad… La recompensa. Son palabras.
Los dotados (magauuan), los veraces (ashauuan), los rectos (erezuuan)…
*Caminos divergentes. El hinduismo (y el posterior budismo) nihilista y el zoroastrismo.  Un proceso que se inicia, según el cómputo de Talageri, hace unos cuatro mil quinientos años. En el periodo medio védico.
Hay un año cero, hace seis mil años (la escritura sumeria). El movimiento hacia el oeste de los Bharata (Purus) desde Uttar Pradesh, hacia las actuales Punjab, Cachemira y Afganistán, se inicia tal vez a mediados del primer milenio (hace unos cinco mil quinientos años). La Batalla de los Diez Reyes (en tierras del Punjab) se fecha (según datos astronómicos en el Mahabharata) a finales del sexto siglo del primer milenio (véase Achar, Astronomía védica, 2000). Ulteriormente hubo otra batalla significativa en la que parece estar implicado Zarathushtra y Vishtaspa (‘kavi’, jefe, rey…) contra un intento de proseguir el avance por tierras iranias de los Bharata (Purus, arios). A juzgar por los textos avésticos la batalla la perdieron los Bharata y freno su avance hacia el oeste, ocupado ya plenamente por los iranios. Esto se produce a mediados del segundo milenio (hace cuatro mil quinientos años). Las dos ramas (arios e iranios) toman caminos divergentes. La rama aria culmina en el nihilismo hinduista, la rama irania persiste en el ‘activismo’ zoroastriano. Las dos ramas desarrollaron sus culturas/religiones de manera independiente y en paz.
Es muy posible que Zarathushtra no hubiera tenido problemas con el hinduismo. Es incluso posible que el hinduismo fuera una respuesta al discurso ‘ético’ de Zarathushtra. El ‘éthos’ bélico, imperialista, guerrero (kshatria) de los Bharata desapareció tanto en un lado como en otro. Tal vez los restos de aquel espíritu belicoso se encuentra entre los arios de Mittani (en el reino hurrita situado al sureste de los hititas), los posiblemente arios casitas en Babilonia, e incluso entre los filisteos o los ‘pueblos del mar’, que se expandieron por Oriente próximo y llegaron hasta Egipto. Estos ya portarían los carros de combate (finales del segundo/principios del tercer milenio). Los escasos registros lingüísticos de estos pueblos lo correlacionan con el védico en un determinado estadio de su evolución que se corresponde con los tardíos mandalas (5, 8, 1, 9, 10). Los textos gáticos (el viejo avéstico) se corresponde con los mandalas del período medio (4, 2). El periodo tardío supuso una gran interacción lingüístico-cultural entre arios e iranios. Los mandalas del primer período (6, 3, 7) relatan el avance hacia el oeste (las tierras ocupadas por los iranios) de las ‘tropas’ arias comandadas por los Bharata. En este período apenas si hay contacto entre iranios y arios. Esto se puede estudiar en los textos de Talageri (véase en la wiki).
Es justamente a finales del segundo milenio, y a lo largo del tercero, que se desarrollan las tradiciones espirituales post-védicas (Brahmanas, Aranyakas, Upanishades… Sutras…), el hinduismo propiamente dicho, y el conjunto de los textos del Avesta (en viejo y joven avéstico).
Los más viejos textos del Avesta (las gâthâs del propio Zarathushtra y la propia existencia de éste) se remontan pues a mediados del segundo milenio (hace cuatro mil quinientos años).
Puedo imaginar que entre los iranios y los arios (al oeste y al este del Indo) hubo un período de paz prolongado desde la última batalla mencionada (a mediados del segundo milenio) hasta bien entrado el cuarto milenio. (El imperio persa (los aqueménidas), Asoka desde la India, y el posterior  imperio de Alejandro fueron, ya en el cuarto milenio, los grandes perturbadores de la zona.) El Avesta, durante todo ese prolongado periodo no registra batallas entre arios e iranios. Los iranios se concentran y expanden hacia el norte, sur y oeste. Los arios se expanden en el subcontinente indio. Fue un periodo fecundo para ambas ramas. En la India desde el Atharva Veda, las Brahmanas y demás, hasta la redacción del Mahabharata, el Ramayana, las Puranas, las escuelas filosóficas, los gramáticos, los compiladores, los estudiosos, los matemáticos… Entre los iranios todo el cuerpo del Avesta. Los iranios no tuvieron tanta suerte, perdieron sus libros santos (el Avesta) cuando Alejandro Magno ordenó incendiar Persépolis. Fue con los arsácidas y los posteriores sasánidas que lograron recomponerse parcialmente aquellos tesoros.
La cultura védica sería la primera gran cultura llevada a cabo por pueblos indoeuropeos. Le seguiría la avéstica. Y mil años después (ya en el tercer milenio) vendrían la hitita y la griega micénica.
Los tiempos inmediatamente post-zarathushtrianos viven la victoria sobre los belicosos, el freno puesto a los avances de los belicosos.  Es una paz lograda, conseguida. Se vive una victoria. Puedo imaginar aquellas exultantes primeras comunidades regidas por Vishtaspa y sus herederos en las tierras al noroeste del Indo (actual Afganistán, a las faldas del Hindukush, y quizás más al norte en Bactria).
Todo esto que relato viene al caso para contextualizar el estado de cosas contra el que reacciona Zarathushtra. La invasión, la venida y el triunfo (el imperio) de los violentos y los astutos (mentirosos), de los ‘kakós’; la violencia desatada, la crueldad, el desorden, la hambruna, la miseria….
Los colectivos humanos vivimos en un medio enloquecido desde hace miles de años –al menos desde los inicios del neolítico histórico y los primeros imperios, hace seis mil años.
Los males que aquejaban a la sociedad del tiempo de Zarathushtra son los males que nos aquejan hoy… agravados.
Un proceso destructivo imparable desde hace miles de años. Una deriva absurda, insensata, ‘irreal’… Ningún pueblo se libra, ningún colectivo.
Cambiar la mirada, el ‘éthos’, la conducta, el hacer… Lo que propone Zarathushtra. Por el bien de todo y de todos. Podemos elegir entre un modo y otro, entre un camino y otro. Y hay dos caminos fundamentales, el camino que contribuye a la vida y el camino que daña o perjudica a la vida –el que hace bien y el que hace mal; el que fortalece y el que debilita… El que nada contribuye, el que deja las cosas como están no nos interesa.
*El principio de la libertad de elección se fundamenta en la primacía del pensamiento y la libre voluntad. Es porque pensamos y ponderamos que podemos elegir.
Un dualismo ético, o mejor, etológico. Hablar de ecología humana (el impacto del ‘hombre’ en el medio ambiente) es hablar de etología humana (de su con-ducta, de su com-portamiento, de su manera de vivir…).
Pudiera parecer que, en último término, es la conducta lo que cuenta, el proceder, pero todo comienza en el ámbito del pensamiento. Primero se planea y luego se ejecuta. Así pues, es en el pensamiento donde comienza todo. La violencia y la astucia son los medios para conseguir lo proyectado.
Es preciso tomar partido, elegir. Y elegir el buen camino para la vida, el que conduce a la plenitud y a la prosperidad de todo y de todos. Cuidar, cuidarnos. No habrá futuro si proseguimos el camino que llevamos, si no cambiamos, todos, de camino, de proceder.
Lamentablemente el dualismo psicológico, etológico, conductual… de Zarathushtra fue usado políticamente por los imperialistas aqueménidas. Se soslayaba el debate sobre el ‘éthos’ (el modo de estar, de vivir, de morar…). Ahora era: ‘nosotros’, los fieles de Ahura Mazda, somos los buenos (los justos, los veraces…), y los ‘otros’, cualesquiera estos fuesen, son los malos (los violentos, los mentirosos). Este dualismo belicoso es el que se impone y el que recoge y transmite la tradición judía y, por mediación de ésta, las posteriores cristiana y musulmana (los ‘otros’ para estos son: los goy, los paganos, los infieles…, estos es, los no judíos, los no cristianos, los no musulmanes…). Un dualismo ofensivo; un dualismo (étnico, ideológico, cultural…) que divide y enfrenta. Un arma para la guerra. Un instrumento ideológico al servicio de los violentos y los astutos. Un instrumento de alienación y de poder.
La diabolización o satanización del otro, del no-yo, cualquiera fuese éste y cualquiera que fuese su comportamiento, esto es lo que vivimos con los judíos, cristianos, musulmanes, demócratas, y comunistas. A ese ‘otro’, una vez satanizado (convertido en lo malo, en el ‘mal), se le puede mentir, robar, matar… hacerle la guerra…
Queda a salvo el genuino discurso de Zarathushtra. No se le toca, podríamos decir. La libertad de elección ante los dos caminos. El camino que hace bien (a todo y a todos), y el camino que hace mal, que daña, que perjudica. La distinción entre uno y otro, entre las diferentes maneras de morar y sus consecuencias para el mundo viviente.
Un dualismo psicológico, anímico (psicolingüístico), y un dualismo etológico (conductual) –que concierne al ‘éthos’. Un dualismo interno y otro externo. Un dualismo que se manifiesta dentro y fuera.
Se trata de actos conscientes y deliberados, que previamente han sido pensados. La conducta sigue al pensamiento. Primero deliberar, reflexionar, distinguir, dirimir, elegir… La conducta es fiel reflejo del ámbito intelectivo, de lo que se cuece ahí.
El pensar-decir, y el actuar. El pensamiento-palabra, y la obra. No hay contradicción entre lo que se piensa y lo que se hace. Para lo bueno o para lo malo, quiero decir, se elija el camino que se elija. El que obra-mora bien, y el que obra-mora mal, ambos, han elegido el camino en virtud de su libertad (de elección), y son responsables de sus actos. Cada uno sabe lo que se hace.
No ya cómo vivir, sino cómo con-vivir. Nosotros no vivimos sino con-vivimos (con otros miembros de la especie, con otras especies, con un entorno físico-químico…).
Qué actitud tomar con otros humanos, con otros seres vivos; con el entorno viviente y el no viviente. Qué camino elegir. El camino común que a todo y a todos beneficia, o el camino del provecho o beneficio propio (sin importar las consecuencias).
La conciencia de sí como sustancia viviente única, el conocimiento que hoy es dable tener acerca de nuestra naturaleza, de nuestra esencia. Nuestro conocimiento acerca de la vida que somos. La luz de este conocimiento está tardando en llegar a todos. Estoy convencido que la asunción de este conocimiento cierto, inclinará la balanza a favor del camino de la vida.
Donde está el máximo peligro está también lo que salva. Heidegger.
Un planeta viviente que se duele, que se lamenta… pero que, al mismo tiempo, tiene la respuesta o la solución a mano. La revelación, el descubrimiento, el desvelamiento de nuestra naturaleza coincide con los momentos del máximo peligro para el futuro de la vida en la tierra. En el momento más oportuno para cambiar de actitud, para cambiar de camino, de proceder; para transformar por completo nuestro modo de estar en este planeta.
El peso del conocimiento, el peso de la verdad, han de incidir necesariamente en la deliberación, en la reflexión acerca del qué hacer, del cómo morar... de cómo proseguir nuestra estancia en este planeta cuyas condiciones de existencia nosotros mismos (la vida) hemos contribuido a optimizar. La buena elección viene de suyo. Es lo que se espera, lo razonable, lo justo.
El futuro será genocéntrico (biocéntrico, ecológico…) o no será. Un ‘éthos’ nuevo. Un nuevo modo de vivir, de estar, de morar, de habitar… (de ‘ser’).
Un ser que muta. La sustancia de sí como sustancia viviente única hace que dejemos de ser humanos. Entiéndase esto. Ahora nos consideramos como vida. El sujeto del pensar-decir y del hacer es otro. La perspectiva ha cambiado. El ser simbólico, el ser lingüístico-cultural, cambia su consideración acerca de sí.
*La libertad de elección. El doble camino. Nada más sencillo. Ahora toca a la vida (en el cariotipo humano) la elección. Ahora es la vida la que se encuentra ante el doble camino.
Lo cierto es que no podemos seguir por el camino que llevamos (los colectivos humanos a escala planetaria). El cómo moramos. Nuestra conducta, nuestras actividades, nuestro hacer. El ‘éthos’ ha de cambiar de manera radical y absoluta –la  conducta, el hacer. Nos va en ello el futuro –no el futuro del ‘hombre’, insisto, sino el futuro de la vida.
Es como vida que debemos vivir; y es como vida que debemos elegir lo que es bueno para la vida –para Nos.
La vida en el cariotipo humano ha de convertirse en la cuidadora de la vida –del resto de las formas vivas, del entorno abiótico… de todo.
La conciencia de sí como vida ha de tener su peso en nuestras deliberaciones y decisiones –el periodo genocéntrico que se abre tras el conocimiento de la sustancia genética, de la sustancia viviente única, de Nos. El antropocentrismo tiene sus días contados –el ‘hombre’, los ‘hombres’, los ‘humanismos’… El panorama es otro, radicalmente otro. El centro, la perspectiva es radicalmente otra.
Piénsate como vida. Considérate como vida y no como ‘hombre’, o criatura. Comienza desde este punto. Parte de ahí.
*Se precisa la ‘visión’, el conocimiento, el saber. Se precisa la conciencia de sí como vida. Y se precisa también el ser conscientes del doble camino, de la libertad de elección. Es justamente la libertad de elección la que nos hace responsables de nuestros actos.
Cuanto más conocimientos, más conciencia, y cuanta más conciencia, más responsabilidad…
El saber y la verdad urgen, apremian… mandan…
*
Hasta la próxima,
Manu

martes, 10 de octubre de 2017

163) Genocentrismo XVII


Genocentrismo XVII.


Manu Rodríguez. Desde Gaiia (10/10/17).

 

*

 

*Los seguidores del orden, de lo justo, de lo verdadero… –‘ashavan’ en avéstico, ‘rtávan’ en védico. Asha/arta, en avéstico; Rtá, en védico: el orden, lo justo, lo verdadero… lo que es. El campo semántico del término (‘arta’/’rtá’) linda con el campo semántico del término/verbo ‘ser’: ‘sat-yá’ (participio presente de ‘as’, ‘ser’, en védico), ‘haith-iia’ (igualmente en avéstico, del verbo ‘ah’, ‘ser’): lo real, lo verdadero, lo realmente existente, la verdad… Asimismo, el término védico ‘a-sat’, es el no ser, lo que no es, lo no existente, lo falso, lo no verdadero. También tenemos el término ‘an-rtá’ (la negación del orden, que equivale a mentira, falsedad…).
La negación del ser y la negación del orden. El orden y el ser. El orden, la verdad, el ser… Una y la misma cosa. Ser, orden, y verdad.
Asu/ahu. Vida, existencia. Relacionado con el verbo ser (‘as’/’ah’). Los ‘asuras’ védicos, y el ‘ahura’ avéstico (Ahura Mazda). ‘Mazda’ es sabiduría.
El verbo ‘ser’ está ligado con la existencia, con la vida, con el ser… con el orden, con la verdad… El no-ser (asat) y el no-orden (anrtá) están ligados  con la mentira, con la irrealidad…
*La vida se dice en avéstico ‘gaiia’.
*La vida, en el cariotipo humano, alberga dos espíritus, uno que suma, otro que resta.  
Hay vida contraria o enemiga de sí.
La batalla entre estos dos espíritus aún no ha comenzado. Constantemente se impone el mal espíritu sobre el buen espíritu (carente por lo general de fuerza y de malas intenciones). Todavía no ha habido una respuesta del buen espíritu.
Desde que tenemos memoria (todo el neolítico histórico, los últimos seis mil años) vemos como se impone en los colectivos la violencia y el engaño. Las civilizaciones belicosas, imperialistas, depredadoras, explotadoras, esclavistas… sus ‘discursos’ legitimadores (religiosos, políticos, filosóficos…).
El mundo, este planeta viviente, está en manos del mal espíritu desde hace milenios; en manos de los astutos y los violentos.
El buen espíritu ha de plantar batalla al mal espíritu. Ha de poner freno a la deriva destructiva que llevamos. El poder, hasta ahora, está en manos del mal espíritu.
El mal espíritu tiene poder, mucho poder. Y armas, muchas armas. Y muchos colaboradores.
El ánimo o espíritu codicioso, destructivo, posesivo… La avidez de dominio material, de poder sobre todo y todos.
Todas las estructuras o sistemas de poder, de unos sobre otros, han sido ingeniados por el espíritu hostil. Los métodos: la astucia y la violencia.
El espíritu nocivo carece de moral común, colectiva. Es egoísta, egocéntrico. No mira más que por sí. Jamás mide las consecuencias de sus actos. Indiferencia moral absoluta. Es el arma más poderosa. Nada de escrúpulos.
Nada detiene a este espíritu destructivo. No hay fuerzas contrarias, no hay poder (no hay contra-poder).
La batalla contra este espíritu nunca se ha entablado; nunca se le ha hecho la guerra. Las batallas ganadas y relatadas por Zarathushtra son míticas, alegóricas, no han tenido lugar. Son fruto más del deseo que de la realidad.
El mal espíritu campa a sus anchas. Ejerce su dominio sobre todas las cosas. Su poder (bélico, policial, jurídico, ideológico, político, mediático…) es absoluto, podríamos decir. Dueño de la palabra, de la ley; señor del discurso dominante.
El buen espíritu es nada, no cuenta más que con buenas intenciones, buenas palabras, y buenos actos. Ni vence, ni convence. Su palabra es nada. Carece de fuerza. Se pierde en el caos de discursos que pululan. La palabra de los sabios.
Nada une al sufriente planeta viviente contra los opresores y supresores. Contra las obras del mal espíritu –el devastador, el aniquilador.
Es en el cariotipo humano que tal discordia se hace patente. Llega a la palabra, a la luz.  
La vida puede tomar un camino u otro. Un camino bueno, benéfico, provechoso, y otro camino malo, nocivo, perjudicial… En esto consiste la libertad de la vida en el cariotipo humano. La libertad de elección.
Hace milenios que vamos por el camino malo. Destruimos, y nos destruimos.
Hay una vida que se afana, vence, y progresa. Hay otra vida que destruye, consume, desertiza…
Las fuerzas que lideran la marcha de las cosas son las fuerzas destructivas. Las que mandan, las que gobiernan. Los poderosos de la tierra.
Ciega, indiferente a las consecuencias marcha esa vida hostil. Sólo ama su poder.
El desierto crece –en la naturaleza y en la cultura. La palabra gastada, vacía, muerta. No hace efecto. No mueve. No hace nada. Todos los espíritus en manos del espíritu nocivo (su mente, su conciencia… su instrucción). El poder de este espíritu.
El astuto fabricante de opiniones públicas, de discursos colectivos… de visiones del mundo (religiosas, filosóficas, políticas…). Las armas del espíritu hostil.
¿Qué puede hacer el buen espíritu? Despabilar; rescatar a esas almas de manos del espíritu nocivo. ¿Cómo? Mediante la palabra… Guerra fría al espíritu nocivo. Desobediencia civil. No colaborar. No participar. No seguir…
Hay que partir de la vida. Es la vida la que aquí se enfrenta consigo misma. Todo se reduce a este dualismo conductual. O la vía de la vida, o la vía de la muerte.
La vida. La comunidad de los vivientes. La vida en el cariotipo humano.
Es en el cariotipo humano que se entabla esta batalla entre los dos espíritus.
Mediante el buen espíritu la vida prospera, mediante el mal espíritu la vida decae.
La vida, y el buen y el mal espíritu. La naturaleza sabia (la existencia, el ser viviente, la sustancia viviente única), más el espíritu benéfico, positivo, bueno (spenta mainiiu) y el espíritu nocivo, negativo, malo (angra mainiiu).
La vida, la existencia (gaiia, ahu), y los dos espíritus (ánimos, talantes, actitudes…).

La buena conciencia (vohu dên) es la conciencia que elige el camino del buen espíritu (spenta mainiiu). La mala conciencia…
Hay las buenas intenciones o pensamientos (vohu manah), y las malas intenciones (aka manah). El buen dominio y el mal dominio… La verdad, el orden, la justicia (Asha), y la mentira, el desorden, la injusticia (Drug)…
La dualidad, el dualismo que recorre los Gâthâs o cantos de Zarathushtra. Una dualidad que, en justicia, solo podemos encontrarla en el cariotipo humano. Es un dualismo no metafísico u ontológico, sino psicológico, o mejor, etológico –conductual. Maneras de vivir, de estar, de morar… el ‘éthos’, la ética.
El cariotipo humano. La vida escindida, dividida y enfrentada. El drama que vivimos. La especie consciente, inteligente, sabia… a la manera de la vida. La libertad de elección. Es un poder; es el poder de la vida. El doble camino, la doble vía. Construir, destruir…
El dualismo se reduce a la vida en el cariotipo humano. No es extensible a otras criaturas, a otros organismos, a otros cariotipos… únicamente los miembros del cariotipo humano conocen la responsabilidad –el tener que responder.
Es obvio que la multiplicidad pulsional y volitiva es variada, extensa (los estados de ánimo, los estados mentales, las pasiones, los afectos…), pero si tomamos como referencia a la vida, podemos decir si tal o cual actitud, intención, o deseo son positivos o negativos para ésta. La vida es la medida.
Es la vida en el cariotipo humano la que se encuentra con los dos caminos. El fenómeno de la doble elección sólo lo vive, o experimenta, la vida en el cariotipo humano. Toda la ética se fundamenta en esto. Cómo vivir, morar…
Es la misma vida, pues, la que introduce la ética en la naturaleza.
No lo que me beneficia a mí, o a nosotros (familia, clan, grupo, etnia, nación… ‘especie’), sino lo que beneficia a la vida. Éste es ahora el criterio.
El buen espíritu favorece y hace prosperar a la vida, el mal espíritu la perjudica, la daña, la debilita… El buen hacer, y el mal hacer.
Como humanos tenemos clara conciencia de esto que digo. Acumulamos experiencia, sabemos de esto y de aquello, sabemos… Siempre somos conscientes de la naturaleza de nuestros actos –de su buena o mala intención, de sus probables consecuencias… Nosotros sabemos. La vida sabe.
Es la vida en todo momento la que decide, la que elige… El doble camino.
La buena conciencia, la que contribuye a la vida. La mala conciencia. El camino rojo (la preocupación por todos) y el camino negro (la preocupación tan sólo por uno mismo) de los ‘lakotas’ ahora extendido a la vida. Ya no es el grupo o la tribu, sino la comunidad de los vivientes, el planeta viviente en su totalidad.
No sólo hemos de ocuparnos del resto de las formas vivas, también hemos de ocuparnos de las condiciones físico-químicas de nuestra existencia (el hogar, la morada). El planeta en su integridad.
Que la balanza se incline hacia lo positivo, creativo, constructivo… Hasta ahora domina lo negativo, lo destructivo, lo devastador. Abandonar el mal camino, el camino que destruye, que mata, que aniquila…
Hasta ahora dominan las fuerzas hostiles a la vida (desde que tenemos memoria). Domina la ciega codicia, la insaciable depredación… el egotismo de uno o de unos pocos. Indiferentes a las consecuencias. Un planeta destrozado, devastado… dejaremos. La obra de millones y millones de años.
¿El cariotipo humano un experimento fallido? ¿No pudo ser? Faltan el autodominio, la autodisciplina… las metas claras. Que prevalezcan las fuerzas constructivas. De esto se trata.
Una lucha contra las fuerzas destructivas. Contra la enfermedad (contra la vida enferma), contra el mal (para la vida); contra la locura y la muerte.
La vida consciente de sí desaparecería de la tierra. La luz de este mundo. La vida en su forma humana.
En un momento dado en el devenir de la vida… Es la vida la que se encuentra ante el doble camino. Es la vida la que se juega su futuro, su ser o no-ser, en estos tiempos. Si elegirá el camino de la vida, o proseguirá por el camino de la autodestrucción. La re-anudación, la re-ligación a la vida. La buena elección.
Estos son los tiempos de la gran decisión. La elección ahora compete a la entera especie humana.
Individualmente todos hemos conocido estas bifurcaciones fatales, decisivas en nuestra vida. Los cambios radicales de rumbo que alteran (que hacen otra) nuestra vida.
“Todo necio ama más su hábito que su provecho”, Nietzsche. Éste es el caso. La inercia comportamental de los ‘adictos’, pese al conocimiento del daño que tal o cual hábito les produce. Luchar contra los maños hábitos, los dañinos o perjudiciales para nuestra salud.
El estado de necedad (no saber por ignorancia u olvido) en el que se encuentra la mayoría de la ‘humanidad’. Ignorancia, desconocimiento de lo esencial.
El conocimiento esencial ahora es el conocimiento de sí como sustancia viviente única. Este saber nos sitúa aún más en la encrucijada. Ahora sabemos más que nunca. Ahora nos sabemos. Este saber de sí transforma la mirada –el modo en que miramos y nos miramos; el ser y el estar (el morar). El morar y la moral. Este saber exige un cambio en el morar, un cambio de moral. Moraremos, viviremos de otro modo en este planeta. Nuestra moral será otra. Una moral y un morar que se atiene a lo que es bueno para la vida –para Nos.
Cambio de rumbo del cariotipo humano en su conjunto. Un futuro otro. Genocéntrico. Centrado en la vida. En guardia constantemente contra el espíritu hostil a la vida (todo aquello que perjudique a la vida).
Conciencia del dualismo, de la libertad de elección.
Hay un primer principio: ‘ahu-’, ‘asu-’ ‘gaiia’, la vida. Y dos espíritus, ánimos, talantes, actitudes… fundamentales. Una que favorece a la vida, y otra que la daña (a corto, medio, o largo plazo). Dos maneras de vivir, de morar.
Saber estar. Ser conscientes de nuestro papel, de nuestro estado, de nuestra situación, de nuestro contexto, de nuestro entorno… com-portarse. Com-portarse, cohabitar, convivir, con-templar lo otro.
Una humanidad (una vida) codiciosa, insaciable… una huida hacia adelante… Estos son los momentos.
La codicia es un no saber estar. Un morar tiránico con los otros, con el medio. Como si fuera posesión nuestra. Propio de personas que no se conocen, que no se auto-dominan… 
*Si tuviéramos que usar el lenguaje ‘teológico’ de los antiguos helenos diríamos que la astucia (Hermes) y la violencia (Ares) nos gobiernan. Hermes y Ares son hijos de Zeus no menos que Atenea (la sabiduría), Hefaistos (el ingenio), Apolo (las artes en general), Artemisa (la virginidad, la pureza), o Dioniso.
De todos los hermanos únicamente Hermes y Ares se destacan por sus actividades mixtificadoras y destructivas respectivamente. Hermes es tanto  la mentira como las malas intenciones, la impiedad… Va contra Asha (la verdad, el orden, la justicia…), contra Vohu Manah (el pensamiento benéfico), contra el espíritu benéfico (Spenta Mainiiu)…
Del panteón védico únicamente Indra (el Ares védico) es denostado. Se salvan Soma (Haoma), Agni (Atar), Aryaman (Airyaman), Mithra… La mentira a la que alude Zarathushtra es obra de los sacerdotes (las mixtificaciones sacerdotales, que podemos relacionar con Hermes). Los sacerdotes y los guerreros son, además, parásitos sociales.
Hermes es el ‘dios’ tutelar de ladrones, banqueros, comerciantes, sacerdotes, políticos… Los grandes mixtificadores, maestros de la palabra engañosa.
Es la ciega violencia y la astucia sin escrúpulos lo que se rechaza de la tradición común arya (el ‘mundo’ en el que se mueve Zarathushtra). La reforma dualista  es la distinción que se establece entre los ‘dioses’ o principios que resultan positivos para la vida (la tierra, el ganado, las aguas, los hombres…), y los que resultan destructivos.
(‘Mundo’ es tierra y cielo, mortales e inmortales. Heidegger).
El dualismo etológico de Zarathushtra no es nihilista, no es un punto de fuga (como el hinduismo, el budismo, el cristianismo…). Nada tiene que ver su figura con los ‘salvadores’ hinduistas, budistas, o cristianos. Hace valer la conciencia, la reflexión, la libertad de elección. Opta por la buena intención, por el buen hacer, por el buen morar… por el buen camino para la vida.
 Los astutos y los violentos gobiernan el mundo. De ellos es el reino. No tienen nada que ver con la sabiduría, el arte, o la espiritualidad… No tienen nada que ver con la verdad, con la justicia, con el buen dominio… Lo suyo es el poder (a cualquier precio). La codicia insaciable y la indiferencia moral (su morar, su habitar, su manera de vivir, su manera de ser y estar, indiferentes a las consecuencias) son las fuentes de su éxito y de su poder.
Las fuerzas creativas yacen maniatadas o subyugadas, rendidas. La inteligencia de Atenea, de Hefaistos, de Apolo… es puesta al servicio del poder.  La ciencia, el conocimiento, el arte, la espiritualidad… son también instrumentos de poder del espíritu nocivo. Han ido degradándose poco a poco (desde la antigüedad), han terminado perdiendo soberanía, independencia, libertad, verdad… Han perdido la gloria, el brillo, el esplendor… energía, fuerza… (el ‘xvaranah’ avéstico). Han quedado reducidos a nada. La pérdida del ‘xvaranah’ suponía la imposibilidad de cumplir su misión.
Los dos caminos. Las dos maneras de vivir, de comportarse, de morar… Aunque pudiéramos incluir a los laxos, a los perezosos, a los negligentes, a los indiferentes… a los indecisos, a los fluctuantes… a los ignorantes, a los inconscientes… La inmensa mayoría. Sólo unos pocos están de un lado o del otro de manera plena y consciente.
No se vive o mora de manera consciente y plena. Apenas nadie se estremece ante el fenómeno ‘vida’.
Líf y Lífthrasir son la pareja que sobrevivieron al crepúsculo de los dioses y de la humanidad –en el relato escandinavo (el Ragnarök). Líf es vida (‘life’), y Lífthrasir es aquel que ama, desea, ronda, gira en torno a la vida (Líf).
La decisión positiva, la buena elección, incluye necesariamente el amor. Es amor a la vida –a Líf, a Gaiia. Los amantes de la vida. Aquellos/aquellas que aman la vida.
La estirpe de Líf y Lífthrasir, de Genouss y Genoussin. La comunidad de amantes de la vida. La escuálida, la mínima, la diminuta comunidad. Débiles, pobres; sin poder, sin fuerza. ¿Cómo lograrán la victoria sobre las poderosas y numerosas fuerzas destructivas?
Pese a sus exiguas fuerzas los amantes de la vida vencerán en esta contienda. Finalmente la ‘buena vida’, el buen camino, se impondrá. La vida consciente de si se juega el ser, el seguir siendo. Estos son los momentos que vivimos. Se requiere una decisión final que afecte a todos los colectivos humanos (a sus maneras de vivir, de morar en este planeta) –que la balanza se incline definitivamente hacia lo bueno para la vida. El futuro (el nuestro, el de la vida consciente de sí) será genocéntrico o no será. La razón de la vida se impondrá sobre la sinrazón.
*
Hasta la próxima,
Manu