Sobre el nuevo período genocéntrico


El camino que abrió Darwin nos ha conducido a la sustancia genética (al ADN). Este descubrimiento nos hace pasar (a todos los grupos humanos) del fenocentrismo al genocentrismo. El centro se ha desplazado de la criatura al creador (de los fenotipos a los genotipos). La sustancia genética es la única sustancia viviente (‘viva’) en este planeta. Nosotros, pues, no podemos ser sino sustancia genética. Esta ‘revelación’ (esta
auto-gnosis) ha partido en dos nuestra historia sobre la tierra. Todo el pasado cultural de los humanos ha resultado arruinado, vacío, nulo... La ilusión antropocéntrica que nos ha acompañado durante miles de años se ha desvanecido. Se ha producido una mutación simbólica (en orden al conocimiento y a la conciencia de sí como sustancia viviente única); el cariotipo humano entra en un nuevo período de su devenir.

Esta aurora, este nuevo día cuyo comienzo presenciamos, alcanzará en su momento a todos los pueblos de la tierra. Pueblos, culturas, tradiciones, creencias… todo lo ‘humano’ desaparecerá. Viene una luz (un saber, una sabiduría) tan devastadora como regeneradora. Esta regeneración del cariotipo humano en el orden simbólico tendrá sus consecuencias. En un futuro no muy lejano hablaremos, pensaremos, y actuaremos, no como humanos sino como sustancia viviente única.

No hay filósofos aún, ni poetas, ni músicos, ni científicos… para este período genocéntrico que inauguramos. No hay nada aún para las nuevas criaturas, para la sustancia viviente única –en
esta nueva fase de su devenir. Nos queda la elaboración de una cultura, de un ‘mundo’ nuevo (digno de la naturaleza de nuestro regenerado, de nuestro recuperado ser). Queda todo por hacer.

domingo, 11 de agosto de 2019

193) Genogramas XV


Genogramas XV.

 

Manu Rodríguez. Desde Gaiia (11/08/19).

 

 
                                                                  *****
 

1.

El sujeto creador.
El ‘yo’ poeta,
el ‘yo’ creador.
El genouma.

2.

Sujeto externo –lo que dice, lo que hace.
Sujeto interno –lo que quiere,
lo que siente-percibe, lo que piensa.

Es el genouma el que aprende,
el que asimila su entorno natural
y lingüístico-cultural.

Es la sustancia genética quien
aprende y discurre. Y habla y escribe.
Nosotros somos el genouma,
el alma, el ser de todo aparecer
(en el orden de lo viviente).
 
Sin ‘lenguaje’ no podríamos salir,
dar salida, decir, expresar. Poeta
en todo momento, el genouma.
Rodeado de aminoácidos,
de elementos de todo tipo.
Dispone por doquier de materiales,
naturales y culturales, para construir,
componer, expresarse, decir.

El genouma como creador, fuente
de lenguajes. Formas, colores, sonidos…
en la naturaleza y en la cultura.

Nucleosoma. Ser. ‘Yo’ último.
El que hace ‘yo’ y dice ‘yo’.
En todo momento.

3.

La sustancia genética. Creadora
y alma de todas las formas vivas
que pueblan el planeta.
Ingeniero de este planeta vivo.

El cariotipo específico humano.
Genotipos siempre diversos,
siempre otros.

El fenotipo humano es nada.
Su genotipo lo es todo.
Su cariotipo específico. Su ‘ser’.
El alma de la cosa.
El ser del aparecer.
 
No el fenotipo, sino el genotipo
es el sujeto único de todo sentir,
de todo querer, de todo pensar,
de todo hacer, de todo decir.
 
La criatura es nada.
El creador lo es todo.
La criatura, la cápside,
el aparecer. Determinada
forma corporal; podría ser otra.

Contrariando a Aristóteles,
es el alma-genouma quien
se compadece, aprende o discurre,
no el hombre en virtud de su alma.

4.

Genotipos sexuados.
El amor entre las criaturas
es amor del creador a sí mismo.
Creador escindido.

5.

Los somas, los fenotipos,
son nada. Nada protagonizan,
nada ejecutan, nada sienten,
nada piensan, nada quieren.

En el soma, es el genouma
el único que ama, siente,
padece, piensa o reflexiona.

6.

El sub-jectum  deviene
consciente, socializado,
culturizado, histórico.
Ignora, se ignora.
Un extraño para sí mismo.

Sólo mediante la destrucción
de lo recibido en la cultura 
puede el ‘yo’ allegarse
al resto de sí mismo,
hacerse uno consigo mismo.
Ya no dividido o escindido.
 
Saber de sí. Tener conciencia
de sí. Tenerse a sí mismo.
Habérselas consigo mismo.

7.

El genouma es más que el programa
del soma (la forma del cuerpo). Es más
que la expresión de esa información
o que su mera traducción en otro soporte.
Es el alma, el ‘yo’ profundo del soma.
No sólo forma del soma sino esencia,
ser del cuerpo, del aparecer, del fenotipo.

8.

No hay cosa viva en este planeta
que no sea obra, creación
de la sustancia viviente única.
 
No sólo agita, mueve, sino
que se conmueve. No sólo anima
sino que padece. No sólo aprende
sino que interpreta, crea, añade.
 
El ‘yo’, el genouma, el sujeto
–la sustancia viviente única, creadora.

9.

Sí, nada hay en la mente o conciencia o intelecto…
que no provenga de la lengua y la cultura,
excepto el intelecto mismo, el genouma mismo.
El soporte, el sustante, el sub-jectum estaba allí.
Para recibir instrucción, para aprender…

10.

La voluntad de conocimiento, de saber,
de verdad… ha conducido al genouma
a sí mismo. El genouma se descubre
a sí mismo. ‘Yo’ soy el genouma.
No hay otro del genouma. No otro
que el genouma es el que piensa,
e investiga; busca la verdad, su verdad.
Buscaba el origen y se buscaba.
A sí mismo se buscaba.

El genouma es la verdad
de las formas vivas.

Descubrimiento, revelación.
El espíritu, el genio de lo viviente
se descubre a sí mismo.

11.

Ser y pensar, ser y querer,
ser y sentir, percibir;
ser y experimentar,
padecer, conocer.

Pertenece a la naturaleza,
a la esencia de la sustancia
viviente única, el experimentar,
el conocer, el sentir, el querer,
el pensar; el imaginar,
el inventar, el crear.

12.

Genotipos humanos. El cariotipo
específico humano. El tema
en sus variaciones. La sustancia
viviente única en su modo humano.
La comunicación de las sustancias.
La subjetividad y la intersubjetividad.

Sujeto lógico, ontológico,
gnoseológico, poético;
sensible, pasional,
volitivo, creativo.
Único.

13.

Cuando el que hace yo y el que dice
yo devienen uno solo. Ésta es la unidad
que se logra en la vivencia misteriosa.

14.

El sujeto consciente es el más superficial.
Sujeto socializado. Sujeto periférico.
Filtros, redes conceptuales. Tanto 
en la recepción como en la emisión.

De un lado los sujetos descentrados,
centrados en la periferia, en el córtex,
en el área o superficie consciente,
cultural, verbal. Las ‘salidas’ verbalizadas
y culturizadas, socialmente estructuradas.

Del otro el sujeto profundo,
el espíritu, el genofondo,
el genouma, el que subyace.

La atención-intención. El barrido
selectivo. La búsqueda, el deseo,
el anhelo. La dirección, el sentido.
El origen en el sujeto profundo.
El sub-jectum es el origen. Cuando
el sub-jectum es también el extremo.
‘Yo’ soy mi deseo, mi intención,
el objeto de mi búsqueda.


*****

Hasta la próxima,

Manu

jueves, 25 de julio de 2019

192) Genogramas XIV


Genogramas XIV.

 

Manu Rodríguez. Desde Gaiia (25/07/19).

 

                                                                  *****

 
1.

Aquí, acurrucados en la noche,
mujer, quiero decirte lo mucho
que te quiero. Oscura tú también,
incierta; como un sueño. Múltiple.
Desdibujada. Incognoscible.
Impenetrable. Inasible. Casi nada.
¡Si con una palabra te tuviera!
¡Si te tuviera como a mí mismo
me tengo! ¡Si conmigo te tuviera!
Si justo conmigo estuvieras.

Estas mujeres. Estas compañeras.
Estas rosas nuevas. Tan tristes,
tan amables, tan bellas. El temor
y el temblor son tan sólo lo incierto
de los nuevos días.

Paso el manto y la corteza, llego
hasta el núcleo, y tú lo sabes.
Te palpa mi ojo, mi oído, mi voz.
Te huelo y te aspiro. Te saboreo.
Debes saber cuando llego al fondo;
he burlado todas las barreras
y he logrado tocarte; ya resuenas.
Ya respondes. Desde el núcleo
sensible del ser. Desde donde
se ama. Desde donde eres amada.
Sólo en la amistad y en el amor
se toca fondo. Dulce compañera.

2.

Ciertamente, para los otros, no somos
nunca el mismo. Cada uno nos conceptúa
a su manera. Cada uno se hace una idea
de nosotros. Y cuando se nos dirige
la palabra es con esa idea (o imagen)
con la que se habla. Nadie nos capta.
El que creemos ser. La diana
que creemos ser. Ese centro.

Uno tiene a veces que descentrarse
para hablar con otro, para responder.
¿A quién habla éste? Se dirige a mí,
pero no me habla a mí. Habla a otro
supuesto. Tengo que salir de mí,
desplazarme a ese lugar en el que me sitúa.
Responderle desde ahí. Ocupar ese lugar.
Ser ése. Acomodarme a su visión
(que me manifiesta con su trato).

Al otro lo suponemos. Suponemos un otro
con el cual hablamos. No apuntamos.
No vamos directamente al sub-jectum,
al soporte, al centro de la diana.
Al que subyace.

Por lo general nadie habla con nosotros.
Nadie nos conoce. Nadie nos reconoce.
Nadie habla conmigo. Nadie me habla a mí.
Ocupo el margen de la conversación.
Ventrílocuo.

Interacciones erráticas. Diálogos de ciegos,
de sordos. Nadie habla con nadie.
Escenario social. Personajes sociales.
Sujetos yacentes, al margen, al fondo,
ignorados; allí. Ni aún aparecen.
¿Dónde están los sujetos?
¿Quiénes son los interlocutores?
¿Quiénes ‘son’ los que hablan?

3.

Sujeto nudo, nucléico, básico. ¿Lo hay?
¿Está tras las máscaras-personas? ¿Se protege?
¿Se oculta? ¿Se confunde? ¿Se ignora?
¿Con quién hablo?

La cifra genética, el genouma.
El más pobre; el ignorado;
el no tenido en cuenta; el no percibido.
Ni siquiera intuido o buscado.
 
Núcleo del ser. Soporte, sostén. Los que
subyacen. Los diferentes genoumas.
 
El sujeto básico ignorado, confundido
por su rol o status. Desconocido para él mismo.
A sí mismo se ignora. ¿Cómo espera o quiere
que se le trate, que alguien se dirija a él?

Aquí entran las ficciones culturales,
los ‘yoes’ culturales, la conciencia
meramente cultural.

No sabemos nada acerca de nosotros
mismos, de los nucleosomas digo.
Acerca de la sustancia viviente única,
del sujeto único que somos.

No podemos ignorar al único sujeto.
Un centro perceptivo, volitivo e intelectivo.
La sustancia viviente única que subyace
en cada uno de nosotros.

Cómo advertir al que subyace tras
la personalización social, cultural,
histórica… Cómo puede advenir
a pesar de su alienación por el ámbito
lingüístico-cultural. La relatividad
tempo-espacial de los sujetos simbólicos;
de los contenidos mentales, de la conciencia.

Alcanzar el nivel esencial,
genouménico. El genouma
instruido acerca de su condición.
El homo Xenus/Nexus.

4.

Corregir dentro es corregir fuera.
Corrección exterior y corrección interior.
Lograr fuera, lograr dentro.
Relaciones externas, relaciones internas.

A una van siempre el ser y el aparecer;
el genoúmeno y el fenómeno; el sujeto único.

5.

El estado de ánimo, el humor, las ideas…
del genouma, de la sustancia viviente,
sin lenguaje, no se materializarían,
no devendrían ‘cosas’ perceptibles.
Concebimos ideas que son movimientos
del genouma; sensaciones y emociones.
Traducciones del deseo, del querer;
del estado de ánimo; del genofondo.
Del ser único, del sujeto único.

No el ser aparece sino el ser se traduce.
El ser, el fondo íntimo, el genouma,
se expresa. Se dice, se traduce.
Habla, dice, comunica, da a ver…

6.

El genouma es soporte primitivo.
Homogéneo. Puro. Uno. Sujeto
de todo hacer y de todo decir.
De toda actividad.
 
Nosotros somos la base, el fondo,
el sub-jectum. La vieja alma.
El genouma. Afecto, pasión pura.
Intelecto puro.
 
Uno y el mismo en todas
y cada una de nuestras células.
 
Uno es el que piensa, siente, y quiere.
Uno el que percibe, concibe, y ama.
El genofondo coordinado y sincronizado,
el uno que somos. Una unidad de unidades
idénticas. Un sujeto plural y unificado.
Orientado, dirigido cual vector.
Consustancial a la sustancia viviente
única; sustancia creadora. Alma, ser
de toda cosa viva en este planeta.
Luz de toda cosa viva.

Somos el genouma mismo. Luz pura.
Potencia plástica pura; motor,
primer principio de toda criatura.
Ser único. Alma de todo lo viviente.

7.

Estado interno y salida. Sin elementos,
términos, alfabetos… no podríamos
dar salida, decir-nos, expresar-nos, componer.

Se necesita el alfabeto, la entrada de elementos;
disponer de elementos, materia, términos;
de tal manera que podamos salir al exterior,
exteriorizarnos, dar salida.
Es preciso recuperar el concepto ‘sujeto’.
Incluso en su sentido más fuerte. La sustancia
viviente única. El sujeto único. Nos.
El que siente, el que vive, el que quiere,
el que piensa, el que inventa…

El sujeto fuerte, el genouma,
el genofondo, el alma, el espíritu,
forma-clave-cifra del aparecer;
sujeto que no aparece sino
en la forma de los alfabetos sociales.
Semejante también a las células
del sistema inmunitario, que tienen
que aprender la lengua-clave
del cuerpo al que pertenece.

8.

La invención necesita material…
pero es la sustancia genética
la que inventa, dice, escribe,
compone… se expresa.

¿Quién? Sujetos necesariamente
socializados, cultivados, históricos…
Genoumas instruídos.

 
*****

Saludos,

Manu

viernes, 12 de julio de 2019

191) Genogramas XIII


Genogramas XIII.

 

Manu Rodríguez. Desde Gaiia (12/07/19).

 

                                                                  *****

1.

Cuando el lenguaje no nos confunde;
no nos aliena, no nos extraña
de nosotros mismos, del genouma,
del sub-jectum; no ‘habla’ por nosotros.
No tiene tanto poder. Es un nudo
que podemos desatar. 

El sujeto cultural, meramente simbólico.
El sujeto antropocéntrico, fenocéntrico.
Los ‘yoes’ meramente culturales. Frente
a este sujeto, sí verdaderamente alienado
por la cultura, se eleva la figura de Xenus/Nexus.

Posición paradójica. Paso.
Angostura. Desfiladero.

El grado de autonomía, de respuesta,
que nos cabe. Aun dentro del troquelado
simbólico. La reflexión acerca del ámbito
donde somos. La re-flexión. La especulación.

El sujeto innominado, ignorado, enseñado,
instruido; portador de ‘personas’, de ‘yoes’
culturales. El que subyace. Éste sólo es el que
puede situarse en la angostura. Equidistante
tanto al extrañamiento como a la confusión
o alienación que el mismo lenguaje provoca.

Por el lenguaje se nos personaliza,
se nos totemiza (vale decir).
Se nos aliena. Se nos enmascara.
El sujeto es hablado. Personalizado.
Des-subjetivado. Hablan las personas
y no los sujetos que soportan
o sostienen a esas personas.

2.

Por fuera cortante, aristado, frio.
Por dentro suave, fluido, liso.

3.

La ‘revelación’ de la sustancia
genética es esencial.
El paso del fenocentrismo
al genocentrismo.
Todo ha cambiado.

Nuevo mundo, nueva era.
Más allá del hombre, en verdad.

4.

Fragmentos de la sustancia
viviente única somos.
Una sustancia que se piensa;
que a sí misma se tiene;
que de sí misma habla.

5.

Cuando el sujeto
es uno con aquello
que le constituye.

Cuando se tienen entre sí.
Cuando son una sola cosa.

Cuando el que dice ‘yo’
es el que hace ‘yo’.

6.

Si hay (algo) que decir,
hay cómo decir,
o modo de decirlo.

El sentido puede ser
recogido en términos,
la cosa puede ser dicha.

7.

El hábitat espiritual. Aire, atmósfera,
alimentos simbólicos. Metabolismo.
Selección de alimentos.

No se espera que el medio proporcione
el ambiente cultural apropiado. Se va
en busca de ese ambiente, o se le crea.

Formas de vivir, de pensar, de hablar…
Grados de independencia, de dominio,
de señorío.

La naturaleza cultural de los humanos.
El condicionamiento imposible.

La recreación del material recibido.
La imposible repetición. La mirada
propia surge, acaba por surgir.
El genio propio. Reelaboración,
adaptación del material simbólico
a nuestra medida.

La selección del material cultural.
Esto y no aquello. Lo que apetece.
La tendencia alimenticia, selectiva:
lo que viene bien, lo que fortalece,
lo que sana, lo que enriquece;
lo que viene mal, lo que debilita,
lo que enferma, lo que empobrece.

La naturaleza subyace. El genouma,
Xenus, el ‘sistema vital’.
La sustancia viviente única.

8.

Un viento sin norte, un vector nulo.
Agua estancada, podredumbre, veneno.
El nihilismo extremo, ese círculo vicioso.

9.

Una dirección, un sentido nosotros mismos.
Nos transformamos en ese sentido,
en esa dirección que apunta al futuro.
Preñados de futuro aparecemos. Llenos de sentido.
Ser el sentido, la cosa misma enunciada.
Un viento matinal. Nuncio, mensajero. Nexus.

10.

La mirada valiente, impávida; animada,
curiosa de porvenir, ávida de futuro.
Preñada de futuro. Homo Nexus.
Tiempos de transición vivimos.

Nuevo ciclo. Nuevo período.
Afectará al planeta entero.
Milenario. Desde ya.

Nada ni nadie podrá evitarlo.
Nada ni nadie lo impedirá.

Se requiere un esfuerzo.
Mirar desde la otra orilla.
Como llegados, situados
ya en la otra orilla.
Como en otro lugar,
en otra tierra, en otra nave;
otras estrellas, otro cielo.

Ya estamos en el nuevo ciclo,
en el nuevo período. El período
medio quedó atrás. Nuevos signos,
nuevos relatos nos alumbran,
nos orientan en el camino.

11.

Lo que espera a los recién nacidos.
Un momento histórico determinado.
Unas coordenadas, unos parámetros
lingüístico-culturales que le dotan
de conciencia, de lengua, de ‘yo’.
El origen del extrañamiento.

El actor desaparece en el personaje,
el sub-jectum en la persona.
Hablan las personas, las máscaras,
las funciones; relaciones funcionales.

12.

Normalidad. Paz democrática. Rutina.
Calma otoñal. Quedan por venir la lluvia,
la nevada, el frío; la noche, el silencio.
El zureo de las palomas en la madrugada.

El mirlo, aquí y allá. Y su piadoso trino
en la alborada. Esa oración. Fraseo único,
monótono, reiterativo, siempre el mismo.
Con su pico dorado.

Tedio. Hastío. Ni brisa, ni aire. Todo cae.
Verticalmente, a plomada, con fuerza.
Como queriendo hundirse y desaparecer.
Ese trino habrá sido. Hasta la hoja más leve
se hunde sin  remedio en este polvo quieto.
Bajo, remoto, oscuro. Sombra del ser.
Polvo inerte, estancado. Mudo.

Entrada la noche resuenan más los pasos.
Lucen más las estrellas. La atmósfera
misma desciende. El espacio se transparenta,
clarea. Se respira el nocturno frío. El sol nada
sabe de todo esto; centro de luz, nada sabe
de la luz. Puntos de luz en la noche somos.
Soles de un día. Prevalecen la nada
y las tinieblas. ¡Dormid! ¡Despertad!
El mismo fraseo. La tarde y la mañana sueñan.
Las ciudades son como soles. Negros soles.
Opacos. Murmurantes.

Para otro lo que hacemos. No en el vacío.
No es por nada el trino. Se anuncia.
Se hace saber. Hace saber a la amada
y al rival. Hace saber su presencia,
su llegada, sus anhelos, su disponibilidad.
El radio territorial.


*****


Hasta la próxima,

Manu